【Reseña Anime】Sukitte Ii na Yo

SUKITTE II NA YO


Demografía:
Shojo
Creador:
Kanae Hazuki
Género: 
Romance. Drama. 

Estudio:
Zexcs
Nº de capítulos: 
13

Año:
2012

Sinopsis:
Mei Tachibana, tranquila y modesta, tiene 16 años, pero ha gastado sus años de instituto sin trabar amistad o conseguir a un novio debido a un incidente de la niñez que le llegó a pensar que todo el mundo terminará traicionándola tarde o temprano. Sin embargo, por cosas del destino, se tendrá que relacionar con el chico más popular del instituto, Yamamoto Kurosawa, que se interesa por ella haciendo que su forma de pensar cambie completamente.

Música:
Opening
Friendship
[Ritsuko Okazaki]
Vídeo -Vimeo-
Ending 
Slow Dance
[Suneohair] 
Vídeo -Youtube-

Descargar Anime:

Opinión personal:

Sukitte Ii na Yo (di "te quiero") es el típico shojo romántico que esperas que sea más empalagoso pero que luego no lo es tanto. Y esto puede acarrear dos conclusiones. Si te gusta el romance pero te da puto asco que sea MUY empalagoso, de parejitas y love y amor y demás, este anime te gustará. Si eres de las personas que gustan de animes de amor y puke rainbows y que te produzca diabetes (como es mi caso...), te quedarás con ganas de más romance. Pero igualmente... no está tan mal.
La trama viene a ser una repetición de tantos animes románticos donde la chica solitaria termina con el chico más guay del instituto, pero bueno... Mei es una chica normalita, que no destaca (a menos que sea por ser solitaria, borde y el instituto se "ríe" de ella) y que prefiere estar sola. Sin embargo, una patada giratoria un encuentro fortuito hace que conozca a Yamato, que a pesar de ser el chico más guay del instituto y que todo el mundo conoce, no había tenido ningún contacto con él hasta ese momento. Yamato es el típico chico que siempre está rodeado de chicas, todas enamoradas de él, y todos lo adoran. A pesar de eso, Yamato no es el típico chico arrogante y prepotente, sino que se dedica a tratar a todos por igual, como amigos y blabla. Yamato se interesa por ella al ver que ella no se interesa por él (estas cosas siempre pasan, maldita sea), y le  da su número de teléfono para que ella contacte con él, pero ella pasa de él como de una piedra en un camino, como es obvio. SIN EMBARGO, un tipejo que no viene a cuento acosará a nuestra protagonista un día normal como otro cualquiera y ella, asustada, se refugia en una tienda de conveniencia para llamar a su madre (ya que en su móvil únicamente tiene los contactos de su madre y de su trabajo). Desafortunadamente, no hay nadie en casa y no tiene otra opción que llamar a Yamato para que la ayude. Él corre cual príncipe en su corcel en su búsqueda y, para hacer que el susodicho stalker que está esperando fuera de la tienda la deje en paz, no hace otra cosa que hacerse pasar por su novio. ¿Y que hacen los novios? SE BESAN. Así que Yamato le roba su primer beso a Mei. Y AHÍ COMIENZA LA HISTORIA.

Y sí, mucha introducción  pero es que la historia no nos cuenta la historia de como Yamato se liga a Mei, no, la historia nos cuenta como es su noviazgo... y eso quizá lo hace algo diferente a los tantos shojos que consisten en que la chica enamora el chico o viceversa. La historia es entretenida siempre y cuando tus gustos se satisfagan con un romance donde los únicos problemas que aparecen son terceras personas que buscan romper la relación de la pareja, que x personaje se enamore de uno de ellos o malentendidos absurdos que te sacarán de quicio pero que pasan. En mi caso, me cunde.


El dibujo es lo que más me ha gustado. A parte de ser bonito quitando y que todos son malditamente altos y estirados (?), se diferencian bien ciertos rasgos como la gordura o la delgadez (sí, aquí no toda las chicas tienen la misma talla de falda) o como a medida que pasa el tiempo a nuestra protagonista le crece el pelo. La animación es buena y se mantiene durante los doce capítulos del anime.


En cuanto a personajes, encontramos a los dos protagonistas, ya presentados anteriormente, y su corrillo de amigos que van evolucionando a medida que va pasando la serie. Estos se forman por: Asami, la primera amiga que hace Mei en el instituto, es una amiga de Yamato acomplejada por tener los pechos grandes ya que todas las chicas la envidian y se meten con ella por llamar la atención de los tíos; Kenji, el mejor amigo de Yamato y enamorado de Asami; Aiko, una chica enamorada de Yamato y  que por amor ha arruinado su cuerpo, es el personaje que más me gusta por su transfondo, su evolución y su personalidad; y Masashi, amigo de Aiko. Aparte de estos personajes que forman "la pandilla de los protas", tenemos otros que no forman parte de dicha banda pero que tendrán mucho que ver con la trama, como Megumi, una modelo que ha sido transferida al instituto y se enamora de Yamato, o Kai, un antiguo amigo de Yamato que se enamora de Mei. Luego encontramos otros tantos que hacen apariciones de vez en cuando como la hermana de Yamato, la madre de Mei, o Kakeru, otro de los amigos de Yamato.

La música a mí no me ha parecido especialmente buenísima pero es la adecuada para un shojo. El opening lo canta Ritsuko Okazaki, que quizá os suene porque cantaba todos los singles del anime Fruits Basket. Es un opening bonito, de amor, con un suave piano de fondo y con un video que presenta a Mei y Yamato. El ending tiene es algo más movidito pero sigue teniendo un toco suave, también es de amor pero desde la versión de un chico y el video no muestra nada interesante.

Nota sobre 10
7
Buena

Trama: 6
Animación/Dibujo: 8
Personajes: 7
Música: 7


En resumen, la recomiendo a aquellos que gusten de los shojos clasicotes del palo Itazura na Kiss o Kimi ni Todoke y ese estilo. No creo que haya tenido una mala nota. Es un anime que me supo tener enganchada en su momento y que me ha gustado ver a pesar de ser tan topicazo.

Eso será todo. 
¿Qué pensáis vosotros?

Share

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recordad antes de comentar:
× No spam × No ofender × Respetar al resto de comentarios ×
¡Gracias por tu comentario!

El blog estará en mantenimiento hasta el año que viene.
¡Espero que tengáis paciencia!